El turrón es el dulce español más internacional que pueda existir, siendo un gran éxito entre todas las personas que visitan nuestro país. 

El origen de este dulce se remonta al pueblo árabe que tenía una gran afición por comer dulces durante las celebraciones religiosas. De los árabes pasó a Europa, convirtiéndose en una auténtica tradición de los cristianos, especialmente durante las fiestas de Navidades. En España, el turrón suponen el 74% del consumo de dulces navideños, según datos de la Asociación Española de Turrones y Mazapanes. En Sabor a España puedes encontrar la mayor variedad de turrones durante todo el año.

¿Cómo de sano es este producto? 
La base del turrón consta de tres ingredientes fundamentales: almendra, miel y azúcar.
Las almendras son un alimento muy nutritivo e importante en la dieta mediterránea, ya que nos aporta gran cantidad de proteínas y fibra.  Otra de las características que hace al turrón único es que 7 de los 9 aminoácidos esenciales que el cuerpo necesita, ácidos grasos esenciales (la mayoría insaturados, parecidos a los que aporta el aceite de oliva), hidratos de carbono y un alto valor vitamínico.
Gracias a la almendra, también obtenemos minerales (magnesio, hierro, potasio). Además, la almendra por sí misma nos aporta un gran valor energético y bajo contenido en azúcares, muy recomendable, para diabéticos. En nuestras tiendas tenemos una gama de productos aptos para diabéticos, donde puedes encontrar los productos más típicos en este formato.

¿Cómo afecta el turrón a nuestra salud?
Un estudio científico llevado a cabo por D. Hyson, B. Schneeman y P. Davis y publicado en la revista European Journal of Clinical Nutrition planteaba que consumir almendras, como las que contiene el turrón, podría reducir el colesterol LDL o “colesterol malo” en la sangre. 

No solo el turrón de almendra es el que causa estos beneficios en nuestro cuerpo, ya que los turrones también pueden contener otros frutos secos, como: avellanas, nueces o piñones, entre otros. Y todos son ricos en nutrientes que pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Por ejemplo el turrón de chocolate es uno de los favoritos de toda la familia, si el chocolate que contiene este turrón es chocolate negro, nos referiremos a él como un alimento muy saludable gracias a su gran contenido en antioxidantes, muy parecidos a los del vino tinto o los del té verde.
Fuente: Sabor a España

Comparte esta noticia:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies